InternacionalesJusticia

La condena que podría recibir el golfista Scottie Scheffler, N°1 del mundo, por arrastrar a un policía con su auto

El golfista Scottie Scheffler, N° 1 del mundo, fue noticia el viernes pasado por ser detenido en Valhalla (Kentucky), según precisaron reportes de prensa de los Estados Unidos, en medio de un confuso episodio al tratar de evadir las órdenes de un policía que controlaba la circulación luego de un accidente de tránsito ocurrido en la zona. La información sobre el episodio fue creciendo en las últimas horas y se conocieron dos detalles que empeoran la situación, tanto del agente que procedió al arresto como del deportista.

El norteamericano de 27 años será procesado en cuatro cargos en una vista preliminar en Louisville el próximo 3 de junio por la mañana. Las acusaciones formuladas serán daños criminales de tercer grado, conducción temeraria, desobediencia a las señales de tráfico de un agente vial y un delito grave de agresión en segundo grado a un agente de policía. La información brindada por el diario The Guardian es profundizada por el sitio especializado golf.com, ya que Scheffler se expone en la última infracción a una sentencia de 5 a 10 años de prisión si los fiscales consideran que “causó intencionalmente daños graves a otra persona o que lo hizo sin motivo, lo que significa que cometió un acto con imprudente desprecio por otra persona”.

El incidente tuvo lugar en las horas previas a la segunda jornada del Campeonato de la PGA, que se desarrolló en el Valhalla Golf Club. Luego de ser llevado a la cárcel y ser fotografiado con un mono naranja, fue liberado a las 8:40 de la mañana y, poco más de una hora después, ya estaba preparado para continuar con el torneo, en el que terminó empatado en el octavo puesto.

Este jueves, se conoció el formulario que precisó la detención a cargo del policía Bryan Gillis: “Mientras dirigía el tráfico frente a la Puerta 1, el personal de la PGA impidió que un autobús entrara en la Puerta 1. Observé un vehículo que circulaba en sentido contrario a la dirección de la PGA. Observé que un vehículo que circulaba por los carriles contrarios se dirigía hacia mí. Detuve al conductor y le advertí de que no podía continuar debido al autobús. Exigió que le dejara pasar y siguió adelante en contra de mis indicaciones. El conductor me arrastró y me derribó. Entonces procedí a detener al conductor”. El guardia sufrió “dolor, hinchazón y abrasiones” en la muñeca y la rodilla izquierda y fue hospitalizado.

Enfrentados News

Apegado a la verdad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba