Opinión

El Reflejo Dominicano del PLD.

JAVIER FUENTES, Vive en New York. Politólogo, especialidad en Administración Pública. Lcdo en Teología. Maestría en Escritura Creativa. Maestría en Derecho y Relaciones Internacionales.

Se que los negros (black people), tienen una conciencia racial de luchas, se han sobrepuesto a todas las dificultades desde venir por la fuerza, en condición de esclavo a América, hasta soportar las más humillantes discriminaciónes cómo elemento de segregación social, sufrir horrendos crímenes y linchamientos con falsas acusaciones y ser ahorcados, estampados, azotados, etc..

Pero a pesar de todo no han tenido una conciencia de clase, su situación de pobreza la reflejan en el color y no en el sistema capitalista. Es por ello que cuando financieramente les va bien se compran un carro lujoso (de alta gama), ropas coloridas que llama la atención, adornados de cadenas, relojes, dientes de oro y perforaciones hasta en la lengua y nariz llevando una vida estrafalaria.

Es lo mismo que están haciendo los nuevos exponentes de la música sin ningún temor promocionan las ventas y el consumo de drogas a su misma gente y se convierten en los «Robin Hood» sociales, «algunos», en donde las manos de los gobiernos no llegan que son: los cordones de miserias en las riberas de los ríos.

Éstos cuando tienen posiciones importantes les ponen el pie en el cuello a aquellos de donde vienen. Se cambian el cabello y la piel negando así mismo su orígen.

Ése es el reflejo que veo en «los mamberos», «raperos», «dembowseros» y los nuevos «exponentes de la comunicación». No tienen ningún sentido de clase y el sistema los ayuda a progresar dada su banalidad, que se convierte en una forma de dominio de las élites.

Esta degeneración nos  obliga a mirar con óculo de espanto que tan grande ha sido la «metanoia» que ha sufrido y sucedió con el PLD.

Cabe rememorar que con el oscurantismo del Partido Reformista, las fricciones y rebatiñas internas en el PRD. Hubo un tiempo en el país en que todos queríamos ser «PLD», por su disciplina,  estructura y organización, los temas de discusión lo hacían por organismos. Parecía fuerza «Pretoriana» con su consigna: «un millón para Juan Bosch», marchando por todos los sectores populares de la capital.

Para ser miembro del PLD era necesario ciertos requerimientos de honradez, pulcritud y pasar por un «cedazo» los «círculos de estudio». El peledeista era figura simbólica del patriotismo, el nacionalismo y la defensa radical de los bienes del Estado.

Cuestionaban el método atrasado de lucha por la izquierda revolucionaria. La corrupción despiadada y los crímenes de Balaguer hasta evidenciar los «tigueres» con sacos y corbatas del PRD con dos álbumes de la corrupción

Ese partido a través de su órgano de difusión escrito «Vanguardia del Pueblo» un periódico bien elaborado, con una llamativa portada de  primera plana, extraordinaria línea editorial y de articulistas dado su capacidad analítica, crítica y reflexiva bajo los lineamientos del pensamiento Boschista y el Marxismo como método de investigación que enorgullecia salir a las calles a venderlo cómo instrumento de educación al pueblo.

Recordar aquellos años de la formación y crecimiento de ese instrumento político da deseos de llorar.

¡Cuántas esperanzas caídas!

Siempre viene a mi mente  una entrevista que le hizo Huchi Lora al sacerdote  Mamerto Rivas y éste dijo: «que la seriedad del PLD habrá que verla cuando ellos tengan la chequera para firmar», parecería que éste sacerdote había sido iluminado por el Espíritu Santo para sentenciar una profecía de rápido cumplimiento como respuesta a lo dicho por Franklin Almeyda Rancier de dividir el país en «peledeistas y corruptos». A propósito del daño causado en la Uasd por su administración y un Francisco Javier Garcia cuestionado.

Ahora bien del PLD hice el análisis de dos de sus características: la primera cuando tomaban el control de cualquier gremio o organismo de cualquier institución era difícil que soltarán y la segunda mucha hipocresía. Su discurso iba divorciado de su accionar y muchos lo saben.

De ellos hubo cuestionamientos en la Uasd. La Asociación Médica, la Cámara de Diputados y con la rifa de los famosos apartamentos.

Ya había empezado un pequeño grupo a  embriagarse con el vino de la corrupción llegando a aceptar el intercambio del poder por impunidad en 1996. El hambre con que llegaron fue tan poderosa que le pusieron «comesolo»

También de ellos hay que decir que transformaron en materia de construcción el país, pero aunque dieron paso institucionales, a estas mismas, las prostituyeron a tal grado que la fiscalía tiene un zoológico y un océano de crustáceos y reptiles.

El PLD perdió toda su esencia, sustancia, personalidad y atributos de ser. Sería un error permitir su recomposición dado el hecho cierto de que su naturaleza es la complicidad, el robo y el  desfalco al erario público donde la corrupción fue auspiciada desde el Comité Político, Comité Central y Presidencia de la República.

Pero como siempre le sucede a la base. Hoy toca llorar quizá el epílogo de quien fuera un excelente partido con la pena y el dolor de perder su esperanza.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba